miércoles, 20 de enero de 2016

La chica danesa y mis letras transexuales

"Hay amores tan profundos que 
traspasan las barreras del cuerpo,
de la naturaleza, de todo..."

Manelander



Ayer fui al cine a ver La chica danesa, después de una espera de meses por fin tuve la oportunidad de deleitarme con tan suculenta pieza fílmica; exquisita a la vista y al oído, La chica danesa es un retrato encantador, es una pintura que se mueve y que cuenta una historia de amor, un amor poco común, un amor diferente al que vemos por lo regular en las películas de romance, un amor que alienta, que traspasa, que cambia, que va a cualquier dirección con la fuerza de mil huracanes. 

La chica danesa cuenta la historia de la pintora Lili Elbe, la primera mujer transexual en someterse a una cirugía de reasignación de sexo. La historia es contada bajo la perspectiva del matrimonio que tiene Einar (Lili) y Gerda Wegener (esposa de Einar), quien comienza a ver los cambios de su esposo y, con todo el esfuerzo sobrehumano que alguien puede poner sobre algo, apoya a Einar durante toda su transición. No contaré más detalles, porque para quienes no la han visto, bueno... considero que es una obligación hacerlo, básicamente. 

Lo transexual 

Se ha discutido mucho a través de los años si la transexualidad es un trastorno, un estado, una orientación o una simple condición psicológica que alcanza los bordes de lo físico. Ser transexual se define como la manera en la que una persona se siente identificada con el sexo opuesto, oponiéndose totalmente a su sexo biológico. Podríamos decir que, como se explica vulgarmente, las personas transexuales se sienten atrapadas en un cuerpo que no es el de ellos o ellas; es un conflicto que nace y no se borra nunca, una guerra interna que aborrece el cuerpo que fue asignado por la naturaleza, un desagrado, una repulsión a tener pene y no vagina o viceversa.

Considero que es bueno hacer consciencia de lo difícil que es para las personas transexuales llevar una vida con un cuerpo que no les pertenece, por lo menos no desde sus raíces psicológicas. Gracias a la medicina, hoy en día se pueden llevar a cabo cirugías de reasignación de sexo en el que muchas personas han logrado sentirse mucho más plenas y completas; por desgracia las cirugías tienen costos elevados, riesgos, y se necesita recorrer un camino médico y psicológico largo antes de llevar a cabo el cambio.

El amor indestructible

Ser de alguien, vivir para alguien, amar tanto que podemos aceptar cualquier cosa, cualquier cambio, cualquier petición, lo que sea, si es que con ello logramos ver feliz a ese otro que nos ha dado a cambio tanto. Hay amores que nos reconstruyen, pero también hay amores que nos hacen, nos crean de principio a fin, nos forman, nos hacen totalmente nuevos. Pienso que en el mundo no existe maldad suficiente que pueda acabar con estos amores gigantescos, imparables, inmortales. Necesitamos abrir bien los ojos del alma y del corazón para toparnos con alguien que nos ame, que nos ame tanto que pueda, incluso, amarnos con otra voz, con otra piel, con otro cuerpo.

Toda la suerte del mundo para La chica danesa en la entrega del Oscar, estoy seguro que lo que gane lo tiene muy merecido.

Sígueme en Facebook AQUÍ



Publicar un comentario