jueves, 18 de febrero de 2016

Cuando se odia al amor

"Lo odio, maldito, mil veces maldito; 
el amor me hace daño, me hace 
sufrir, no es para mí."

Manelander



¿En realidad odiamos al amor?, yo pienso que no; en realidad a quien se "odia" es a la persona que no cuidó el amor que le dimos, esa persona que nos lastimó, nos hizo daño a pesar de que le entregamos incluso más de lo que podíamos darle. Y es que el amor no puede ser odiado porque, piénsalo detenidamente, ese estado amoroso en el que te encontraste hace algún tiempo y que te hizo ser la persona más feliz del mundo fue una de las mejores cosas que pudo pasarte y en ningún momento lo odiaste, al contrario, deseabas que durara para siempre; eso es porque el amor no puede ser odiado, el amor solamente puede ser amado, aunque se escuche irritantemente extraño.

Creo yo que somos incapaces de hacernos responsables de nuestros propios sentimientos, es decir, de nuestras decepciones y duelos, y entonces tenemos que buscar a un culpable, además de la persona que nos ha lastimado, pensamos que "siempre nos pasa lo mismo", entonces no son solamente las parejas o los amigos, "es el amor" (decimos en nuestro interior). Lo culpamos, pero no nos damos cuenta de que ese sentimiento está en nosotros, que no existiría si nosotros no existiéramos, entonces lo adecuado será encargarnos de nuestros asuntos sin andar buscando culpables invisibles, porque también es muy probable que lo que nos duela no sea el amor, sino la ausencia del mismo. Tener algo muy bueno y después perderle es un asunto doloroso, pero no es imposible de sobrellevar, es una manera de ensayar los desprendimientos y las pérdidas, así con el tiempo dejaremos de tener apegos emocionales.

¿No creen ustedes que cuando nace algún sentimiento como el odio, el resentimiento, la angustia o la culpa, es porque el amor está muy lejos ya?; pienso que cuando aparecen estas sensaciones negativas que nos lastiman es porque el amor se ha esfumado, pero esencialmente somo seres obstinados que nos empeñamos en recuperar algo que se ha marchado mucho tiempo atrás, y con esto no quiero decir que las relaciones sean todas "miel sobre hojuelas", sino que ninguna relación de pareja o de amistad debe tornarse oscura, al contrario, debe disfrutarse, con sus altas y bajas, pero siempre yendo hacia delante pues en el momento en el que todo se queda estático o comienza a retroceder, bueno, está de más repetir que el amor ya no anda por ahí.

Sígueme en Facebook AQUÍ

Publicar un comentario