martes, 2 de febrero de 2016

"Querida Friducha II" - (Cartas a Frida Kahlo)

Querida Friducha: 


No sabes cuánto he pensado en ti, porque últimamente me he vuelto adicto a complicarme la existencia. El tiempo parece que se volvió en mi contra y tomar decisiones se ha vuelto la cosa más difícil del mundo, qué digo del mundo, ¡del universo entero!. Lo peor de todo es que pareciera también que siento que tengo una percepción siempre distinta de todo, que veo todo diferente, que siento todo diferente a los demás y eso, querida mía, me consume, esa sensación de no estar en el mismo camino que los demás, en la misma frecuencia. 

Me voy, me voy lejos de aquí, escapando de todo y de todos en el fondo, por eso me marcho, porque he agotado cada instante en este lugar y ahora puedo ver más cosas malas en la lista, más malas que buenas y no puedo permitirlo. Mi vida ha llegado a un fondo lúgubre y aterrador que por poco me destruye hace unos días, un sabotaje que pudo haber sido fatal, una falta de responsabilidad que me desbarata casi por completo. Estoy más vulnerable que nunca y me siento perdido en un limbo del que no puedo salir, no solo; me muero de angustia por perder lo placentero que he conseguido en este tiempo, en este tiempo que no me es suficiente, que no me alcanza, que se queda corto; porque quiero más, necesito más, pero no puedo obtener más.

 No sabes las ganas que tenía de escribirte, porque me lleno todos los días de melancolía, en silencio, sin que nadie se entere de mi sufrir, mucho menos quienes más me importan, quienes se han vuelto esenciales en mi vida. Me callo, porque abrir los labios para hablar significa desatar un huracán que destruya todo a su paso, incluyéndome. No encuentro el sendero que me lleve a la calma, a la tranquilidad, que me hagan dejar de alucinar como si estuviera completamente fuera de mí. Odio el amor, odio las sensaciones de no ser suficiente, de no poder tener lo que quiero, del rechazo, del apego que es difícil, de todas las cosas que vienen con el enamoramiento. 

Te amo tanto, querida mía, y espero ansioso tu respuesta. Todo mi cariño para ti y tu familia. 
Siempre tuyo...

Mane 

Querido Mane: 

La vida es complicada por si sola, cariño, desespera si sientes que así sobrevivirás a cualquier cosa que te cueste enfrentar, llora, grita, siente miedo, siente pena, siente celos, siente que mueres, no morirás, aunque sientas que así es, no lo harás, tu corazón seguirá latiendo. Huir siempre es una opción cuando el lugar se vuelve insoportable, pero sabes que todo te seguirá, así vivas en la luna o en marte o en otro universo. 

Recuerda que la vida está llena de sinsabores, pequeño, no todo es dulce, también hay cosas amargas, agrias e insípidas, pero es necesario; uno le pone limón a la comida aunque sea agrio, bebes agua aunque sea insípida y te tienes que tragar una pastilla por más amarga que sea; es necesario todo eso para vivir, para sobrevivir; aprende de todo que llegará el día en que te reirás de las penas como cuando uno se ríe de un ex amor que echó todo a perder y vuelve a pedir perdón después de mucho tiempo. 

El amor es complejo, y te lo digo yo, que he pasado la vida entera intentando comprender la manera en la que nos perdemos dentro de él, nos idiotizamos, nos volvemos entes sin voluntad propia, porque amar nos transforma en algo distinto a lo que fuimos, nos convierte en una mezcla de cosas que se revuelven con las del otro. Tranquilo, cariño mío, que el tiempo te resolverá, tú eres inteligente y fuerte, más de lo que te imaginas; mírame, sabes todo lo que he pasado con el panzón y sigo entera, con el alma remendada pero entera. Yo te amo con todo el corazón y me alegrará saber que todo ha pasado y que te sientes nuevo y limpio dentro de un tiempo. Escribe pronto, estaré esperando tu carta ansiosa. 
Recuerda... donde no puedas amar, no te demores... 
Siempre tuya...

Publicar un comentario