Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

La habitación: una perspectiva interesante sobre "dentro" y "fuera"

"-Lo amarás.
-¿Qué?
-El mundo..."

La habitación



Para mi gusto "Room" fue el mejor largometraje de 2015 y, por supuesto, me hubiese encantado que ganara la estatuilla como mejor película en la entrega del Oscar 2016. Me hubiera encantado haber podido escribir al respecto desde hace mucho tiempo, pero créanme queridos lectores, mi vida se ha vuelto una revolución constante que lucha por evitar el orden, sobre todo cuando se trata de mis tiempos para sentarme frente a la computadora y comenzar a teclear. Pero bueno, no quiero sonar como un amargado quejumbroso; encuentro y encontraré siempre los tiempos perfectos y justos para crear mis textos. En este caso, al fin pude comenzar a ordenar mis ideas y escribir mi perspectiva sobre éste maravilloso filme en manos de Lenny Abrahamson. 
Podría decir mucho al respecto de La habitación, pero únicamente me concentrare en destacar los conceptos más importantes desde mi perspectiva; y es que La habitación nos muestra un muy inter…

El lenguaje elegantemente romántico del psicoanálisis

"No importaba si lo leía, lo hablaba 
o lo escuchaba; era tan melodioso,
tan suculento."

Manelander


A propósito de mi no tan reciente interés en materia psicoanalítica he decidido escribir este pequeño texto para dedicarlo a mi parte favorita de esta escuela psicoterapéutica: el lenguaje. Y es que como adorador de la lengua española quiero confesar que para mí, escuchar psicoanálisis, leerlo y hablarlo es una experiencia melodiosa que me enriquece por dentro. Pienso que para hacer psicoanálisis lo más importante primero es enamorarte de su lenguaje, porque para comprender su complejidad es necesario tenerle un amor profundo a aquello que intenta explicarse de una manera extensa y, por qué no, casi romántica. 
La escuela psicoterapéutica creada por Sigmund Freud, y que tiene como objeto de estudio a lo inconsciente dentro de la psique del individuo, resume sus párrafos siempre con una sutileza que te transportan a un mundo interno en el que todo está conformado únicamente por el…

El esfuerzo del olvido

"Eran desesperantes, casi asfixiantes, 
aquellos momentos en los que se me
venía a la cabeza aquello que quise
tanto y que hoy ya no tengo."

M. G. Landeros


A veces pareciera como si la vida me pusiera ejemplos constantes sobre la mesa para que admire y explote las raíces de determinadas cuestiones. Y es que en los últimos días varias personas me han hecho pensar nuevamente sobre las rupturas de pareja, esas que nos sacuden y nos dejan destruidos y heridos por un tiempo considerable. Pero en esta ocasión me he puesto a pensar en uno de los aspectos fundamentales de las rupturas: el esfuerzo mental y emocional por alcanzar el olvido de aquello que nos ha hecho daño. 
Durante mucho tiempo, por experiencia propia y ajena, he comprobado que los seres humanos, ante una ruptura, quisiéramos fantasiosamente extraer hasta la última gota de recuerdos que generan dolor en nuestro interior; tomar una sonda que nos absorba toda memoria dolorosa o, incluso, hasta las memorias alegres, porque …

El hijo escindido

"No hay peor soledad que la que no se vive,
ni peor tristeza que la que no se llora."

Manelander 


Esta semana estuve pensando mucho con respecto a la temática de un taller al que asistí; se trataba de la dinámica familiar y este enfoque terapéutico llamado "enfoque sistémico" (terapia familiar). En el taller escuché varios términos, algunos ya conocidos en el transcurso de mi formación como terapeuta. Dichos términos me provocaron cierta curiosidad, como la palabra "escisión"; este término que significa literalmente: partir, romper, separar en dos o más partes iguales. 
Con respecto a los lazos familiares siempre hay demasiado que decir, demasiado que analizar, y es en ese punto justamente, en lo familiar, en donde nació el impulso de escribir este texto. Porque es la familia la fuente de todo conflicto infantil o adulto, moderado o preocupante; la familia y sus conexiones siempre son el origen de toda guerra interna con la que se carga desde la niñez hasta …

4. Melancolía: Soledad acompañada

Lee el capítulo anterior de esta historia AQUÍ

El viento no había cesado ni un poco, los árboles seguían sacudiéndose en el exterior de una manera casi melodiosa a la que los oídos de Andrea ya comenzaban a acostumbrarse, incluso le gustaba escuchar el sonido de las hojas y las ramas revolverse y golpearse entre ellas. Había pensado mucho en aquel chico que le había preparado el desayuno. Por un momento se había olvidado de Emilio, se había olvidado de todo el dolor que le había causado y de la pena de tener que lidiar con los pedazos de su corazón roto a partir del momento en el que el amor de su vida la había traicionado. Por un par de horas Andrea sintió que pudo respirar, que pudo descansar de aquel pesar insoportable que no la dejaba vivir; su cuerpo se nutrió de algo más que vino, café y ansiolíticos. Se sintió acompañada, a pesar de continuar con un vacío en las entrañas, se sintió acobijada por un tiempo suficiente, pues tenía la idea de que cuando perdemos algo y un dolor tan…

Los cambios

"Cerré los ojos un segundo y, al abrirlos 
estaba en otro lugar; me veía diferente, 
me sentía diferente, incluso amaba diferente.

Avanzar es vaciarse, dolorosamente, de todo
lo que se tuvo, para entonces llenarse, 
placenteramente, de todo lo que se tendrá;
al mismo tiempo."

Manelander


Estaba casi colapsando porque no había podido escribir ningún texto en una semana entera. La razón de mi ausencia es que me he mudado a otra ciudad y créanme, no saben lo atareado que ha sido todo, además del montón de cosas que he tenido que hacer para establecerme, en mi interior mucho se ha movido porque, querido lector, todo cambio genera movimientos tanto externos como internos. 
Cuando nos vamos, una parte de nosotros se resiste a dejar el lugar en el que estuvimos, sea poco o mucho tiempo, porque pareciera que a la mente no le agradan mucho los cambios, sobre todo cuando nos encontramos en una zona de confort bastante amplia y cómoda. Dejamos de ver nuestra antigua casa y a nuestros antiguos v…

Escribir es como respirar

"Para poder valorar un resultado 
debiste crear un conjunto de factores
que al final se convirtieran en algo
importante. Toda creación es un 
proceso lleno de luz y oscuridad."

Manelander



Estoy intentando hacer de mi blog algo un poquito más personal, en donde ustedes puedan ser algo más que mis lectores. Quisiera también considerarles compañeros de vida a distancia, gente que logre sentir lo que intento transmitir a través de las letras. Es por ese motivo que escribo esta entrada con la ilusión de compartirles una parte importante de mi vida, algo que ha tomado una fuerza impresionante los últimos meses; escribir historias en mi caso ha tenido un apartado especial que utilizo solamente en ciertos momentos y, aunque muchas cosas siempre vienen a mi cabeza, todo el tiempo, no me atrevo a llevar todas al papel. Considero que para comenzar a escribir una historia siempre es necesario algo esencial antes de comenzar, y eso es pasión, ese enamoramiento desbordado que te haga escribir …

Carol y lo lesbicamente exquisito

"-Dime que sabes lo que estás haciendo. 
 -No lo sé... nunca lo he sabido."
"Carol" 


Ayer tuve la oportunidad de ver esta película encantadora que recibió algunas nominaciones importantes en los premios de la academia de artes y ciencias cinematográficas este año. Mi opinión sobre Carol es bastante específica; pienso que se trata de un largometraje que desde el comienzo te atrapa, te hipnotiza con el tono de su historia. Carol tiene un curso bastante melodioso y pienso que la palabra con la que mejor puedo describir esta película es: "Exquisita". Tiene un diseño artístico bastante cuidado, una banda sonora que no puedes dejar de escuchar y un guión que te erizará la piel. 
La magia de Carol hace de este largometraje algo especial. Pienso yo que no existen películas de este estilo con suficiencia en el mercado; el cine gay ha repuntado en los últimos años y eso es algo que se agradece, pues pareciera que el mensaje de la homosexualidad, la tolerancia y el re…

3. Melancolía: Un extraño

Lee el capítulo anterior de esta historia AQUÍ

Estaba tan aburrida; no tenía idea de cómo Macarena le había convencido para asistir a esa fiesta de gente frívola y vacía, pues a pesar de ser heredera de una de las familias más acomodadas de la ciudad, Andrea no se sentía parte de esos círculos sociales tan "llenos de nada", como solía repetirle a su mejor amiga cada vez que insistía en que asistiera a una de sus tantas fiestas semanales. 
-¿Aburrida? -le preguntó un apuesto joven, quien se había sentado a su lado, en el sillón en el que se encontraba sentada bebiendo una copa de vino tinto, luciendo un hermoso vestido negro que le llegaba hasta los tobillos. 
-Hola -respondió Andrea con una sonrisa-, no soy mucho de fiestas -dijo.

-Puedo notarlo, nunca te había visto -agregó él. Era apuesto, joven, alto y de ojos aceitunados, pero bueno, en esas fiestas siempre habían hombres apuestos de todas las edades, adinerados y, lo peor de todo para Andrea, vacíos del cerebro y del co…

Charlas de café negro II

"Porque la soledad también ha 
charlado conmigo y he logrado
encontrar cosas buenas a su
lado."
Manelander


Ya tiene un tiempo que decidí escribir sobre los momentos en los que logro como escritor tener una inspiración distinta a la que tengo permanentemente. Hablar de las cosas que veo al sentarme en un café como parte importante de mis letras es un deleite para mí. 
Esta vez quisiera relatar un acontecimiento en el que sucedió tan poco, pero al mismo tiempo demasiado; como de costumbre llegué a sentarme a mi cafetería favorita y pedí nuevamente un café negro. me senté en la mesa de siempre, esperaba a una amiga para charlar después de no habernos visto en un tiempo. Mientras estaba ahí, esperando, a las seis de la tarde, me sentí solo, sí, solo, pues era el único cliente del café, la única mesa ocupada, y entonces pensé: pero qué extraño... siempre hay gente en este lugar. Entonces comencé una especie de ensimismamiento que me obligó a concentrarme en pequeños detalles; había u…