lunes, 7 de marzo de 2016

Carol y lo lesbicamente exquisito

"-Dime que sabes lo que estás haciendo. 
 -No lo sé... nunca lo he sabido."
"Carol" 


Ayer tuve la oportunidad de ver esta película encantadora que recibió algunas nominaciones importantes en los premios de la academia de artes y ciencias cinematográficas este año. Mi opinión sobre Carol es bastante específica; pienso que se trata de un largometraje que desde el comienzo te atrapa, te hipnotiza con el tono de su historia. Carol tiene un curso bastante melodioso y pienso que la palabra con la que mejor puedo describir esta película es: "Exquisita". Tiene un diseño artístico bastante cuidado, una banda sonora que no puedes dejar de escuchar y un guión que te erizará la piel. 

La magia de Carol hace de este largometraje algo especial. Pienso yo que no existen películas de este estilo con suficiencia en el mercado; el cine gay ha repuntado en los últimos años y eso es algo que se agradece, pues pareciera que el mensaje de la homosexualidad, la tolerancia y el respeto se ha extendido a una de las industrias más importantes del mundo: el cine. 

Existen algunas partes de la película que te transportan a ese Nueva York de los años cincuenta en donde las perspectivas morales eran bastante distintas a las de hoy en día. Es mágico el modo en el que Carol te seduce a través de la pantalla, de una manera tan tierna, tan calmada, tan sublime, que no podrás despegar los ojos de la historia ni un segundo. Te incita a pensar que el amor, cuando es verdadero, tiene una extensión casi indestructible, perdurable, que puede soportar lo externo de una manera incansable. 

Aunque los diálogos no son exagerados, ni largos, ni rebuscados, están cargados de muchas emociones, son simples pero a la vez suficientes, son justamente lo que se diría en una situación de ese tipo, en una situación en la que el amar a alguien es tan complicado que decir demasiado es no decir nada, en donde lo mejor siempre será actuar que decir. La banda sonora de Carol y el vestuario, parte esencial de la ambientación de la época, te envolverán hasta el final entre lágrimas, besos y el humo de varios cigarros consumidos por la ansiedad del enamoramiento. Carol es un filme que no te puedes perder si eres cinéfilo como yo; con actuaciones de primera (Cate Blanchett y Rooney Mara), Carol se ha vuelto una de mis películas favoritas dentro del genero de cine gay.

Textos relacionados:

Sígueme en Facebook AQUÍ
Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")

Publicar un comentario