jueves, 31 de marzo de 2016

La habitación: una perspectiva interesante sobre "dentro" y "fuera"

"-Lo amarás.
-¿Qué?
-El mundo..."

La habitación



Para mi gusto "Room" fue el mejor largometraje de 2015 y, por supuesto, me hubiese encantado que ganara la estatuilla como mejor película en la entrega del Oscar 2016. Me hubiera encantado haber podido escribir al respecto desde hace mucho tiempo, pero créanme queridos lectores, mi vida se ha vuelto una revolución constante que lucha por evitar el orden, sobre todo cuando se trata de mis tiempos para sentarme frente a la computadora y comenzar a teclear. Pero bueno, no quiero sonar como un amargado quejumbroso; encuentro y encontraré siempre los tiempos perfectos y justos para crear mis textos. En este caso, al fin pude comenzar a ordenar mis ideas y escribir mi perspectiva sobre éste maravilloso filme en manos de Lenny Abrahamson. 

Podría decir mucho al respecto de La habitación, pero únicamente me concentrare en destacar los conceptos más importantes desde mi perspectiva; y es que La habitación nos muestra un muy interesante encuentro con dos significantes: dentro y fuera. Es claro que la película tiene muy bien representados ambos conceptos, pues parece que desde el principio, estas simples palabras, lo son todo, absolutamente todo. La habitación nos atrapa en un "adentro", físico y psicológico, que logra transmitirnos (utilizando a la estupenda Brie Larson como protagonista) pinceladas de sentimientos tales como angustia, desesperación, ansiedad, agonía, melancolía, frustración, tristeza, depresión, etc., siendo, para mi gusto y en demasía, la mejor película del año.

El contraste entre el "adentro" y el "afuera" es tan esencial y tiene tanto peso que pasamos del encierro físico al encierro psicológico; el "adentro físico" se transforma en "afuera", pero el "adentro psicológico" permanece, y es exactamente esa premisa tan simple lo que hace éste filme tan grandioso. El encuentro con el mundo exterior, el mundo físico, es un impacto doloroso al mundo interior, el mundo psíquico; la adaptación a lo nuevo es uno de los problemas más importantes de todo el largometraje y funciona de manera tal que dicho argumento nos hace pensar: "quisiera estar ahí y ayudarles". Es impresionante cómo el "adentro" permanece aún en el "afuera", en especial en Jack (interpretado por el asombroso y pequeño actor Jacob Tremblay), en quien el "afuera" no existía, no era concebido como real porque su único "afuera" en realidad era el pequeño espacio en el que vivió toda su vida, es decir, el "adentro". Así entonces, y si no te he confundido con mis ideas rebuscadas, querido lector, para Jack no existe una diferenciación psicológica entre ambos conceptos y genera un pavor al "afuera", una fobia que es frustrante para su madre (Brie Larson) y para todos los nuevos personajes que aparecen a mitad de película. Esto hace a La habitación un filme suculento, ya que contiene material psicológico bastante interesante y extenso; en el sentido de la diferenciación entre espacios físicos y la concepción y conceptualización de éstos en el espacio psíquico, así como la transgresión de los traumas a los que todo ser humano debe enfrentarse gradualmente en el transcurso de su vida y que, en el filme, se dirigen e impactan todos al mismo tiempo a los protagonistas. Además de todo lo anterior es relevante rescatar asuntos importantes como el secuestro, una situación real y lamentable en la actualidad, y el amor materno que surge en todas direcciones, tanto de la madre de Jack como de la madre ésta. 

Podría incluso hacer un ensayo extenso sobre mi perspectiva y complementar cada concepto con un análisis mucho más profundo; pero por ahora quiero únicamente dejar en claro que Room logró atraparme y la coloqué sin pensarlo dos veces en el número uno de mi lista de favoritas en la última entrega del Oscar. La sencillez es su arma más poderosa, pues es increíble cómo de algo tan simple se logra obtener un resultado tan grandioso y sustancioso. Felicidades inmensas para esta obra de arte y gracias infinitas para su creadora, la escritora Emma Donoghue. 

Textos relacionados:

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")


Publicar un comentario