jueves, 7 de abril de 2016

La cama como cura

"Después de tantas penas
solamente deseaba hundirme
en ese espacio rectangular.
Desde ahí todo parecía más 
fácil."

Manelander


No sé ustedes, mis estimados lectores, pero yo siempre corro a mi cama cuando una pena me embarga, un día difícil me atormenta o el cansancio emocional hace de las suyas. Porque ese espacio tan nuestro, tan delicioso, es el lugar perfecto para que los ánimos se recuperen. La cama es un espacio personal que siempre está dispuesta a abrazarnos, consolarnos y ayudarnos a reponer fuerzas. 


-La cama y las penas del corazón

Bed TumblrY es que no es una novedad que siempre que sufrimos una ruptura amorosa, el único objeto que nos recibe, a nosotros ya nuestras lágrimas, es nuestra deliciosa cama. Así entonces pareciera que la cama y sus almohadas nos contienen y nos dejan vaciar nuestra tristeza sobre ellas. Es un símbolo de nuestra soledad, de esa que es necesaria para curar las heridas internas. Cuántas veces no pasamos días enteros tirados sobre la cama, llorando y pensando en aquella persona que nos ha partido el corazón en dos. Lo depresivo siempre se hace presente sobre la cama, se manifiesta de una manera imponente a veces no tan sana y nos envuelve entre las sábanas y nos nubla la habitación, nos inyecta somnolencia que se convierte en melancolía con el pasar de las horas; después de un tiempo la cama nos arrebata la tristeza y nos empuja fuera de ella, a continuar, a avanzar, a vivir. 


-La cama y el cansancio 

Estas cansado físicamente y corres a tu deliciosa cama, estás cansado mental y emocionalmente y... corres a tu deliciosa cama. La cama nos recibe abiertamente para llevarnos al descanso, al silencio necesario, al sueño, a la calma requerida para liberar las cargas, el estrés y todo este ruido del que somos presas cada día en la urbanización. La cama apacigua nuestras angustias porque es en ella en donde los problemas del trabajo, de la familia, los problemas en general se vuelven nada por unas horas. 


-La cama y las reconciliaciones

Para reconciliarse con la pareja después de una discusión lo mejor siempre será, queridos lectores, arrojarse a la cama apasionadamente hasta que no quede nada de enojo. La cama termina con los silencios incómodos entre dos, los desgarra entre un cúmulo de gemidos y respiraciones agitadas, porque es en la cama en donde podemos amarnos de algún modo, encontrarnos a nosotros mismos en un espacio pequeño que internamente, en nuestros pensamientos, en nuestra mente, es infinito. 


La cama cura las heridas del corazón y del alma, y si no se ha de poder, si la herida es demasiado profunda, entonces la cama nos consuela, nos acompaña, nos abraza. No reflejamos en ella, nos salimos de nosotros mismos y podemos auto-curarnos; es un instrumento esencial que hasta el más neurótico sabe apreciar, no importa si es sencilla, ostentosa o vieja, una cama representa la cura. Contiene a los enfermos hasta su rehabilitación o los acompaña hasta su último sendero, así funciona básicamente el simbolismos de este objeto tan simple y tan importante. 

Textos relacionados:

Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander ("La Tinta De Mane")





Publicar un comentario