Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

El consuelo

"La vida misma te hiere, pero
es la vida misma la que te 
cura las heridas."
Manelander


Mis queridos lectores, ya sé que los he tenido un poco abandonados, pero debo confesarles que los últimos días mi vida, como sucede seguido, se ha vuelto algo pausada, lenta y aletargada debido a esas cuestiones del corazón, de las emociones y de todo lo que tiene que ver con el sentir y el dejar de hacerlo. Hoy les escribo desde el balcón de un hotel situado en una de las playas más hermosas de México. Me he despertado y acto seguido abierto la computadora para comenzar a teclear algo que llegó a mi cabeza al ver el hermoso paisaje frente a mí.
Existen momentos en la vida de todo ser humano que nos causan tanto daño que creemos que continuar ya no tiene sentido, que el mundo ha perdido todo su color y toda su magia; y es que cuando la pena llega a nosotros, el cielo se nubla y se vuelve insípido todo lo que hay a nuestro alrededor. Pero déjenme decirles que aunque las cosas parecen difícile…

Él

"Él me hacía delirar, me obligaba
a perderme, a dejar de ser yo para
convertirme en parte de su alma,
de su piel."
Manelander



Él era igual que yo, del cuerpo, del deseo. Siempre llegaba a mi habitación oliendo a ese perfume francés que tanto me gustaba; serio, casi enojado, ansioso por acercarse a mí para olvidarse de lo que fuera que le atormentara en cualquier momento. Yo era su cura, su medicina, su calma. Siempre me encontraba sentado en la cama, a oscuras, escuchando a Lana del Rey, fumando, con las ventanas abiertas, dejando entrar la tenue luz de la luna, a veces desnudo, con un vaso de ese whisky caro en la mano; le gustaba besarme sin decir nada, así, llegando a la cama, sintiendo ese sabor amargo a licor en mis labios, en mi lengua. 
Él era tan mágico, tan cálido, tan hombre, tan mío, tan "todo", tan "siempre".
Le gustaba acariciarme la espalda, le gustaba estar desnudo en la cama, desnudos los dos, a mi lado, abrazándome, besándome, enredados entre l…

Orgullo gay

"Marchar entre diversos no es un
carnaval, aunque así parezca; 
es un grito que demanda respeto,
que exige igualdad."
Manelander



Hubo un tiempo, hace muchos años, en el que vivía encerrado en un espacio tan pequeño que me daba miedo siquiera asomarme por la ventana para poder enterarme de lo que había afuera, en el exterior. En ese momento de mi vida consideraba que sentirse orgulloso de la orientación sexual era una "menuda idiotez", que si queríamos igualdad como homosexuales teníamos entonces que actuar igual que los demás y no hacer tanto escándalo; ¡pero qué equivocado estaba!
La marcha gay es más que una algarabía, es más que un carnaval lleno de color; es un grito desgarrador e indignado que exige igualdad, respeto e inclusión. La marcha es lo que tú quieres que sea, porque la intención de asistir se la das tú, no los demás.
He leído a muchas personas que escriben cosas como: "yo no voy a esas cosas de mal gusto", "yo no participo porque soy diferen…

Perdóname, voy a herirte

"Ahora entiendo todo; he logrado 
comprender cómo fue que aquellos
que me rompieron el corazón se 
volvieron tan crueles y despiadados...
ahora soy igual a ellos."
Manelander



Estaba sentado frente al espejo de mi recamara, pensando, como de costumbre. Podía ver a una persona diferente reflejada, alguien frío como el hielo, con el alma rota y el corazón hecho piedra. Tomé uno de mis diarios y comencé a escribir rápidamente, pues saldría pronto de casa:
Perdóname, voy a herirte. No sé quién seas o quiénes, aún no nos conocemos, pero lo que sí sé es que voy a lastimarte y no podré evitarlo. Te sugiero que en cuanto sientas que las cosas se ponen extrañas lo mejor será que corras lo más rápido posible y te alejes de mí, si no lo haces voy a hacerte mucho daño, ¿por qué? porque alguna vez yo tuve alma entera y un corazón rojo en sangre, cálido y deseoso por encontrar lo que nunca pude: amor... No creas en mí, porque en quienes yo creí alguna vez, me traicionaron, no te enamores de mí, p…

Otra vez homofobia

"Encendimos una vela en la noche más oscura, 
nos abrazamos y lloramos el dolor de nuestros
hermanos. No hubo sonrisas, ni fiesta, ni 
arcoiris..." 
Manelander



Ni siquiera he tenido la fuerza para poder enterarme de la noticia completa y a fondo, ni siquiera he podido detenerme a indagar a profundidad ¿por qué? ¿qué fue lo que sucedió?. Lo único que he podido hacer es lanzar mis buenos deseos al viento, como luces que se elevan mágicamente por los cielos, en medio de nuestro llanto, del lamento de nuestro "grupo", de nuestra comunidad. Lancé mi pena y mis ansias por un mundo mejor que este, que es hermoso pero que podría ser muchísimo más; las lancé como conjuros en noche de luna llena, añorando tolerancia y respeto para todos los que simplemente amamos, para quienes intentamos día a día ser auténticos. 
La tristeza de la pérdida me embarga, pero aún más que nuestra pérdida me inunda la tristeza por un mundo lastimado, un mundo que arrastra a algunos a la desgracia irre…

Amiga del Alma

Para Alma... 

"No encontraremos siempre en mis pensamientos,
en mis recuerdos, en mis sueños, nos encontraremos,
amiga mía..." 

Se marchan, las personas se marchan sin explicaciones, sin razones, sin motivos, se van, nos dejan, por voluntad o en contra de ella. Y es esencial, en la vida humana, vivir la pérdida, por dolorosa que sea, por desgarradora, es inevitable; algún día nosotros también nos iremos de este mundo, dejando a otros aquí, adoloridos por vernos partir. 
Este pequeño texto está dedicado a una gran amiga, una mujer que me abrió las puertas de su enorme corazón, de su hogar, de su vida. Porque aunque ya he llorado su pérdida, pienso que las personas buenas, como ella, siempre van a lugares mejores, mil veces mejores que este mundo en el que los demás nos quedamos, en este mundo tan revuelto, tan loco, tan doloroso. 
Estarás, mi querida Alma, siempre en mis pensamientos, a donde yo vaya te dedicaré un esfuerzo, un motivo, un recuerdo, un saludo, un anhelo, un "…

Cine para psicólogos: Psicosis de Alfred Hitchcock

"Un hijo no es un buen 
sustituto para un amante."
Psicosis 


Queridos lectores, llevo bastante tiempo pensando en inaugurar este apartado en mis escritos pero no había tenido el tiempo para sentarme a escribir al respecto. Como ya lo pueden leer en el título de esta última entrada, intentaré escribir sobre algunos largometrajes que, como psicólogo, han llamado mi atención a lo largo de la vida. En esta primera ocasión les traigo a este clásico maravilloso del cine de suspenso psicológico, una historia original del escritor estadounidense Robert Bloch, llevada a la pantalla grande por el maestro del suspense Alfred Hitchcock: "Psicosis" (Psycho). 
"Después de medio siglo de terror, 'Psicosis' sigue demostrando que nadie puede llegar a sentirse del todo seguro ni en su propia ducha". (The Guardian)
Parece que Psicosis es una de las piezas clave en el mundo del cine dedicado para psicólogos, pues además de ser considerada una obra maestra en el universo d…

Desgarrador

"También se nace en el mundo de las
letras, y en etapas tempranas, todo lo
que se escribe es desbordante, sin 
rumbo, indefinido y maravillosamente
turbio."
Manelander


Me encontré con uno de mis viejos blocs de notas, uno que utilicé cuando comenzaba a escribir textos largos en mi infancia, quizá cuando tenía doce, trece a lo mucho. La sensación que me produjo tener aquellas hojas llenas de letras en mis manos, con una perfecta caligrafía debo agregar (dejo a un lado mi modestia), era indescriptible. Abrí aquella pequeña libreta y leí el primer texto que ahí había:
"El mundo es de los perversos y de los pervertidos; que son dos cosas totalmente distintas. El mundo está lleno de espíritus retorcidos; llenos de malicia, llenos de malas intenciones. Es así y nada se puede hacer; todo se trata de intentar sobrevivir, incluso a nuestra propia maldad interna. El humano existe para destruir, para destruirse a sí mismo, para intentar hacer su vida menos miserable al hacer más miserab…

La raíz oscura

"La maldad no es nada más que
ausencia de amor."
Manelander



Comencé a leer una nota periodística sobre la situación del país; era terrible encontrarme en cada renglón con palabras como organización criminal, droga, muertos, asesinato, cocaína, armas, disparos, etc. Las palabras siempre tienen el poder de transmitir emociones, y las emociones que recibía en aquel momento no eran nada agradables. El país atraviesa un instante de crisis, un tiempo sangriento y lleno de violencia; es preocupante y aterrador. 
La maldad en el mundo es un grito desesperado de aquellos que nunca fueron amados o que tuvieron un amor enfermo y retorcido. 
Alguna vez había escrito algo sobre la maldad en el mundo y tenía la teoría personal de que la raíz de la maldad es un vacío primario que se origina debido a la ausencia de afecto en la infancia, o también a causa de un afecto patológico que termina por lesionar al individuo de una manera que transgrede toda limitante moral y ética que pueda frenar sus…