domingo, 12 de junio de 2016

Amiga del Alma

Para Alma... 

"No encontraremos siempre en mis pensamientos,
en mis recuerdos, en mis sueños, nos encontraremos,
amiga mía..." 

Se marchan, las personas se marchan sin explicaciones, sin razones, sin motivos, se van, nos dejan, por voluntad o en contra de ella. Y es esencial, en la vida humana, vivir la pérdida, por dolorosa que sea, por desgarradora, es inevitable; algún día nosotros también nos iremos de este mundo, dejando a otros aquí, adoloridos por vernos partir. 

Este pequeño texto está dedicado a una gran amiga, una mujer que me abrió las puertas de su enorme corazón, de su hogar, de su vida. Porque aunque ya he llorado su pérdida, pienso que las personas buenas, como ella, siempre van a lugares mejores, mil veces mejores que este mundo en el que los demás nos quedamos, en este mundo tan revuelto, tan loco, tan doloroso. 

Estarás, mi querida Alma, siempre en mis pensamientos, a donde yo vaya te dedicaré un esfuerzo, un motivo, un recuerdo, un saludo, un anhelo, un "te extraño", un suspiro que arrastre a mi memoria nuestras pláticas inflamadas de carcajadas, hablando de la vida, del mundo. Por ahora no puedo hacer nada más que continuar recordando todas las cosas buenas que pasamos juntos, y tu abrazo tan sincero, tan afectuoso, tan "como pocos". 

Morir es parte de vivir también, y aunque perdemos personas todo el tiempo, jamás podremos acostumbrarnos a la ausencia, a la falta, al vacío que nos queda. Ya nos encontraremos, en cualquier momento, Alma querida, cuando cierre los ojos al irme a dormir y te piense, y te obligue a venir a saludarme, a sonreírme, a decirme que estás bien, y enviaré siempre a tu familia los deseos más buenos que pueda encontrar en mí alma retorcida y ennegrecida por el tiempo, por el desamor, por mis propias ausencias y vacíos, siempre haré un esfuerzo por seleccionar lo mejor de mí y pensarlo, y enviarlo por el viento hasta tus hijos y tu esposo, a quienes quiero igual que a ti. 

Se quedan conmigo, no tengas duda, muy dentro de mi corazón, lo que contigo viví, todas las cosas buenas que dejaste en mí... Hasta pronto, amiga del alma, mi Alma querida. 

Publicar un comentario