jueves, 9 de junio de 2016

Cine para psicólogos: Psicosis de Alfred Hitchcock

"Un hijo no es un buen 
sustituto para un amante."
Psicosis 


Queridos lectores, llevo bastante tiempo pensando en inaugurar este apartado en mis escritos pero no había tenido el tiempo para sentarme a escribir al respecto. Como ya lo pueden leer en el título de esta última entrada, intentaré escribir sobre algunos largometrajes que, como psicólogo, han llamado mi atención a lo largo de la vida. En esta primera ocasión les traigo a este clásico maravilloso del cine de suspenso psicológico, una historia original del escritor estadounidense Robert Bloch, llevada a la pantalla grande por el maestro del suspense Alfred Hitchcock: "Psicosis" (Psycho). 

"Después de medio siglo de terror, 'Psicosis' sigue demostrando que nadie puede llegar a sentirse del todo seguro ni en su propia ducha".
(The Guardian)

Parece que Psicosis es una de las piezas clave en el mundo del cine dedicado para psicólogos, pues además de ser considerada una obra maestra en el universo del séptimo arte, también es considerada un exponente esencial en materia psicológica. Ya lo dice su nombre; uno de los términos más utilizados en la psicología ortodoxa y la escuela psicoanalítica. 

Podemos notar, desde que aparece Norman Bates en escena, que existe algo desequilibrado mentalmente en él. Ya después de habernos enterado de suficientes detalles del contexto del filme, nos encontramos con la teoría psicodinámica de las psicósis, relacionada con asuntos edípicos entre la madre y el hijo, una madre demandante que, literalmente, enferma al hijo. 


"A día de hoy, Hitchcock es el cineasta vanguardista más atrevido de América".
(Village Voice)

Podemos apegarnos a los discursos teóricos sobre la "falta de la falta", que básicamente nos dicen que la madre acapara al hijo impidiéndole la sensación de ausencia o de falta y rechazando cualquier límite entre ella y el hijo; es entonces cuando madre e hijo se "fusionan" en la psique del segundo y de este modo se extinguen las posibilidades de la conformación de la propia identidad en el menor. Se configura de ese modo la estructura psicótica en el individuo que podrá, en cualquier momento, brotar a través de alucinaciones u otros síntomas. Es todo esto lo que se retrata en Psicosis; un intento por llevar al mundo simbólico lo que se rompe en la psique del individuo psicótico; digamos que lo roto son los límites que diferencian a la madre del hijo, dejan de existir porque la madre misma no los permite; es precisamente lo que ocurre entre Norman Bates y su madre, en donde él, incluso, es la madre; habla como ella, piensa como ella, actúa como ella, es ella. Ya nos lo corrobora Norman mismo cuando dice: "Ella, mi madre, está viva, ella reina en mi mundo, yo me someto del todo a ella". 


Hitchcock nos regala esta obra de arte en donde el logo del título del largometraje luce roto inclusive, tal como se representaría la psique de los sujetos psicóticos. Gracias a Psicosis el género de terror repuntó en uno de sus subgéneros más populares: el suspenso. El cineasta logró atraparnos con una adaptación de personajes encantadores que desaparecían de la historia por motivos repentinos y tajantes. Fue así como la crítica popular llamó a Psicósis "el primer thriller psicoanalítico" en la historia del cine. 

Después del éxito de Hitchcock con Psicosis se hicieron varias secuelas, pero ninguna funcionó de la misma manera, además de que en 1998 el cineasta Gus Van Sant decidiera apostar por un remake que, simplemente, pasó percibido como un largometraje demasiado similar al original en cuanto a la dirección de las cámaras y otros detalles, recibiendo así premios como lo peor del año. La historia original de 1960, en cambio, fue nominada a los premios Oscar en las categorías de: mejor actriz, mejor director, mejor cinematografía en blanco y negro y mejor dirección de arte (no ganó ningún premio). En la actualidad podemos deleitarnos con una historia bastante interesante sobre la vida de Norman Bates y su madre en una serie televisiva de A&E que se describe como una "precuela" de la película original de 1960, en la que se narra la vida de un Norman adolescente y su madre, una posesiva mujer llamada Norma Bates. 

Psicosis es prácticamente un must para la vida cinematográfica de cualquier psicólogo, en especial para los que tenemos una inclinación psicoanalítica, quienes agradecemos millones de veces al maestro Alfred Hitchcock por proporcionarnos una pieza tan literal de una estructura bastante compleja en la vida humana. 

(NOTA IMPORTANTE: Estimados lectores, atendiendo un poco más mi pasión por la escritura y por mi profesión: la psicología, he decidido atender peticiones para hablar sobre temas de los que a ustedes les gustaría que yo escribiera o diera mi opinión. Con gusto atenderé sus sugerencias y peticiones en la medida de mis posibilidades; de la misma forma si desean recibir algún consejo pueden escribirme al mail: mane.landerpi@gmail.com o si no es necesaria la privacidad o el anonimato entonces pueden dejarme todo en los comentarios de cualquiera de mis textos. Saludos y gracias por su amable atención.)

Twitter & Instagram: @tintademane

Publicar un comentario