Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

Quedarse

"Quedarse para enfrentarlo todo,
quedarse para solucionar, para
intentar, para acompañar."
Manelander



Queridos lectores, hace algún tiempo escribí un texto llamado "Irse", en el que hablaba sobre la anestesia temporal de retirarse, sobre ese tiempo que tomamos para ausentarnos y sanar. Bien, pues ahora, después de unos meses, quise escribir sobre el opuesto. Pienso que quedarse es uno de los retos más grandes del ser humano; un reto para sus emociones y sus pensamientos. 
Quedarse significa hacer frente a la tormenta, pero quedarse, después de un trauma, exige un esfuerzo profundo, un esfuerzo que nos arranca de nuestras repeticiones constantes, de nuestros patrones enfermizos; quedarse es una cura, una forma de repararse. 
Estamos acostumbrados a no hacer frente a casi nada de lo que es verdaderamente importante, porque eso aprendimos; y no me refiero al hecho de huir de los problemas de la vida cotidiana, pues existen muchas personas que tienen el valor de enfrentar …

Azul oscuro

"También escribo para mí mismo;
me escribo las penas, me escribo
las lágrimas y las desgracias,
para verlas sobre el papel y
volverlas conscientes."
Manelander 



Querido Yo:
Aquí el verano parece más invierno, el frío me congela los huesos, y la piel, y el corazón, y el alma. Ya sé que quizás estás cansado de sentarte frente a la ventana para ver la lluvia caer, esa que a veces se convierte en granizo, que desciende de las nubes más grises y espesas que hayas visto jamás. Todo es frío, todo es silencioso, todo es misterioso últimamente; los objetos me observan desde su condena sin vida, puedo escucharlos pensar -mírenlo, otra vez se le ha escapado el alma por los poros de la piel; otra vez está respirando esa melancolía. Pobre, desborda vacío y pesar.
El silencio se burla de mí porque no he hablado en días enteros; mi única voz son las palabras que escribo sobre el papel. Ya no tengo voz desde mi garganta, ahora hablo con las manos, escribiéndome, escribiéndote.
Puedo sentir como t…

Corazones de plástico

"Y la frivolidad nos hizo tan 
vacíos, tan sin nada, tan sin
nadie."
Manelander



He conocido a muchas personas en mi vida, pero uno de los tipos de personas que han atravesado mi camino son aquellas a las que el corazón se les ha congelado a tal grado que se ha convertido en un plástico, frío y duro plástico que se proyecta hacia el exterior. Y de verdad, queridos lectores, no he podido encontrar desgracia más grande que tener un corazón hecho de plástico. 
El corazón se plastifica cuando el frío emocional incrementa a grados inhumanos y termina por endurecer permanentemente el alma entera del individuo. 
Con el paso de los años he sabido identificar a las personas con el corazón plastificado, y siento una pena tan profunda que, incluso, me entristece dicha condición, pues la vida para ellos es una suculenta fantasía de felicidad, placer, inteligencia y éxito, una mentira que amortigua constantemente lo miserable de la propia realidad. Las personas plastificadas sonríen y te brinda…

Semen

"El humano se vacía y se llena 
de cosas que le nutren el alma;
quien no alimenta el alma vive
en la amargura y en la desdicha."
Manelander



Es el balance entre el cuerpo, la mente y el corazón lo que alimenta el alma humana. Vivimos intentando encontrar la completud, aquello que nos haga sentir enteros, llenos. Y por supuesto que hablaré de sexo en este blog, ahí tienen el título, porque creo que el sexo nos alimenta de una forma singular, de una forma de la que no existe similitud. El sexo, sin amor o con amor, queridos lectores, es alimento para el alma. 
El sexo nos otorga completud, porque es en ese preciso momento en el que lo tenemos todo, en el que somos uno, en el que tenemos lo propio y a la vez poseemos lo que el otro tiene, eso que nos hacía falta.
Y es que pocas personas mencionan la palabra semen; de hecho estoy seguro de que muchos huyeron al leer el título, quizás otros más me censuraron o ignoraron, porque la palabra en sí es demasiado imponente. Pero, ¿no les par…

Vivir duele

"Vivir es una frase profunda
y confusa encerrada entre
comillas".
Manelander




Mis queridos lectores, aunque el título de este texto es bastante... "fuerte", digamoslo así, me he querido sentar a escribir sobre este asunto que me tiene consternado. Verán, hace unas semanas conocí a un chico que insistía profundamente en tener una cita conmigo, y bueno, yo no me sentía muy bien que digamos para tener una cita en el momento en el que más me insistió; estaba en otros asuntos y lo menos que quería era usar mi energía y concentración en una cita, además de que ni siquiera me sentía atractivo, pero después de una insistencia desbordante y de lograr ponerme muy de mal humor, acepté. No quiero darles más detalles aburridos, en resumen digamos que la cita fue un fracaso gigantesco, pero hubo algo que pude rescatar de toda esa tormenta; el hombre aquel vivía en una fantasía terriblemente abrumadora, por lo menos para mí. 
La vida es un conjunto de cosas buenas y no tan buenas, de …

Cine para psicólogos: Misery de Stephen King

"La verdad no es realmente más
extraña que la ficción, digan lo
que digan."
Misery


Bueno, pues ha tocado el turno de hablar sobre esta gran película del cine de terror; un género bastante curioso que logra sorprendernos en ciertos momentos con obras de arte como esta. Misery es una de mis películas favoritas, debo confesar, pues aunque adoro el cine de terror, esta película en especial combina perfectamente dos de mis pasiones: el cine y las letras. No quisiera profundizar mucho en la sinopsis del filme; estoy seguro de que la mayoría sabrá que se trata de una brillante adaptación del libro homónimo Misery, del maestro del terror: Stephen King. No he tenido la oportunidad de leer aún la novela, pero estoy seguro de que cuando lo haga me llevaré un sabor de boca igual o mejor que cuando vi su adaptación a la pantalla grande. 
Misery logra atraparte a través de la tensión, de esa que te ata de principio a fin con una buena historia.
Misery nos relata la historia de Paul Sheldon (Ja…

Por mi ventana

"Vi pasar toda mi vida, todos mis
amores, todos mis dolores, todos 
mis sueños."
Manelander


A veces me siento en la estancia de mi habitación; justo frente al sofá hay una pared con una pequeña ventana que da a la calle trasera de mi casa. En ocasiones simplemente me siento a observar el cielo que se dibuja en el pequeño rectángulo; a veces puedo ver nubes grises, cargadas de agua, ansiosas por empaparlo todo en la ciudad, otras veces veo el cielo azul, despejado, limpio. Pareciera que, cada vez que decido sentarme a observar a través de aquella pequeña ventana, mi vida entera pasa por ahí, quizá con el afán de mostrarme algo que no puedo ver en el día a día. 
Existen lugares que nos envuelven, nos ayudan a reflexionar con su simpleza, con su silencio, con su calma. 
Por mi ventana veo pasar mis penas más amargas; personajes pasados que alguna vez importaron demasiado y que me hirieron con su lejanía, con su frialdad, con su ausencia. Puedo ver mis tormentos más terribles, a mis m…