viernes, 8 de julio de 2016

Vivir duele

"Vivir es una frase profunda
y confusa encerrada entre
comillas".
Manelander




Mis queridos lectores, aunque el título de este texto es bastante... "fuerte", digamoslo así, me he querido sentar a escribir sobre este asunto que me tiene consternado. Verán, hace unas semanas conocí a un chico que insistía profundamente en tener una cita conmigo, y bueno, yo no me sentía muy bien que digamos para tener una cita en el momento en el que más me insistió; estaba en otros asuntos y lo menos que quería era usar mi energía y concentración en una cita, además de que ni siquiera me sentía atractivo, pero después de una insistencia desbordante y de lograr ponerme muy de mal humor, acepté. No quiero darles más detalles aburridos, en resumen digamos que la cita fue un fracaso gigantesco, pero hubo algo que pude rescatar de toda esa tormenta; el hombre aquel vivía en una fantasía terriblemente abrumadora, por lo menos para mí. 

La vida es un conjunto de cosas buenas y no tan buenas, de blanco y negro; vivir mejor es aprender a aceptar que no todo es hermoso, que no todo es color de rosa. 

No me considero una persona pesimista, solamente me gusta aterrizar en la verdad la mayor parte del tiempo, y cuando me encuentro con mundos alejados de ella me siento muy ofuscado. Así me sucedió aquella noche con aquel chico; su vida era un conjunto de miel, azúcar y colores brillantes, irradiaba una energía tan positiva que me asustaba y estaba completamente seguro de que el amor y el positivismo lo regían todo en este mundo, y bueno, en lo último no me encontraba en desacuerdo, pero mi perspectiva al respecto es distinta. 

Pienso que algunas personas han sufrido tanto, de algún modo, que han decidido elaborar una fantasía que rechaza todo lo doloroso y hostil que nos golpea constantemente, disfrazando todo lo sombrío y oscuro en luz y arcoiris. Vivir duele, en algunas ocasiones, por algunos motivos, y eso no significa que la vida es horrible, por supuesto que no, la vida es hermosa precisamente por eso, porque tiene luz y oscuridad en ella, porque está llena de matices, de altibajos que nos enseñan a vivir, a crecer. 

Nos mentimos a nosotros mismos para hacer nuestra vida más soportable, nuestra miseria más llevadera y nuestra pena menos dolorosa.

Soy un hombre melancólico, sí, pero sé apreciar las cosas buenas de la vida, puedo entender que no todo es felicidad, porque la felicidad es un estado y es en nuestros intentos constantes de alcanzar ese estado en donde residen la alegría, el placer y la satisfacción. 

La cita terminó en un desastre y yo terminé siendo, para el chico aquel, un ser humano pesimista, negativo y con "mala vibra", así que decidió no volver a tener contacto conmigo. En un principio me hizo sentir como el peor ser humano y me llené un poco de culpa y de recuerdos tristes, pero después me di cuenta de que todo eso que sentía eran sus propias penas reflejadas en mí sin censura, sin disfraz. Al día siguiente me sentí libre y, a partir de ese momento vinieron a mi cabeza muchas situaciones pasadas, pues no era la primera vez que ponía distancia con alguien que se mentía a sí mismo con una vida perfecta, feliz y exitosa para escapar de su miseria, llamándole a las personas como yo: envidiosos. Cuan equivocados y enfermos podemos estar, cuan ciegos, cuan heridos. 


(NOTA IMPORTANTE: Estimados lectores, atendiendo un poco más mi pasión por la escritura y por mi profesión: la psicología, he decidido atender peticiones para hablar sobre temas de los que a ustedes les gustaría que yo escribiera o diera mi opinión. Con gusto atenderé sus sugerencias y peticiones en la medida de mis posibilidades; de la misma forma si desean recibir algún consejo pueden escribirme al mail: mane.landerpi@gmail.com o si no es necesaria la privacidad o el anonimato entonces pueden dejarme todo en los comentarios de cualquiera de mis textos. Saludos y gracias por su amable atención.)

Sígueme en Facebook AQUÍ
Twitter & Instagram: @tintademane
Tumblr: manelander (La tinta de Mane)

Textos relacionados:


Publicar un comentario