sábado, 10 de septiembre de 2016

Cine para psicólogos: El cisne negro de Darren Aronofsky

"Tengo una pequeña tarea para ti. 
Ve a casa y tócate. Vive un poquito."
El Cisne Negro 



Al fin he podido encontrar el espacio para escribir sobre una de mis películas favoritas en el mundo entero (sino es que mi película favorita en el mundo entero). Y es que El cisne negro me atrapó desde el primer día que la vi, en una de mis clases de psicología en la universidad. Una de mis profesoras era psicoanalista y decidía, de vez en cuando, algunos largometrajes para ver en clase. A veces pienso que esa película fue el primer contacto cercano que tuve con el psicoanálisis de algún modo; me envolvió tanto que no pude esperar mucho para comprar el DVD y verla de nueva cuenta en casa. 

El cisne negro es la película perfecta para aquellos que se interesan por el psicoanálisis y la mente humana. Un trabajo tan explicativo como los ensayos Freudianos.

En principio tenemos a la protagonista de la historia, Nina Sayers (Natalie Portman), una joven bailarina de una compañía artística de Nueva York. La personalidad de Nina, desde el comienzo del filme, ya nos dice demasiado, pues se trata de una mujer tímida, introvertida y con rastros infantiles colocados en detalles que no logran pasar desapercibidos. Nina vive con su madre, una mujer controladora y, por qué no, aterradora; una ex bailarina de ballet demandante y obsesiva que coloca sus deseos y sueños en su joven hija al grado de la asfixia. Nina, por su parte, es candidata favorita para interpretar a la reina cisne de la mundialmente conocida pieza "El lago de los cisnes". La reina cisne requiere la interpretación de dos papeles: el cisne blanco; un personaje elegante, puro y majestuoso, y el cisne negro; uno opuesto a la bondad y elegancia del primero, bastante sensual, extrovertido y malvado. Ese año, la bailarina que sea elegida deberá interpretar ambos personajes. Para Nina el asunto se convierte en un reto y comienza una lucha interna en donde debe esforzarse cada vez más para que el cisne negro en su interior emerja tan perfectamente como lo hace el cisne blanco, el cual no le cuesta ningún trabajo interpretar pues se apega demasiado a su personalidad común. Nina se verá envuelta en cuestiones como culpa, remordimiento, angustia, celos, rivalidad y hostilidad; varios términos usados frecuentemente en el psicoanálisis. 

Existe un continuo apego a los conflictos internos relacionados con la madre y las figuras importantes en la vida humana dentro de El cisne negro. Nina es la perfecta representante de los conflictos Edípicos propuestos por Freud. 

El cisne negro puede ser una extensión bastante importante, en cuanto a material psicológico, de Psicosis del maestro Hitchcock. Podemos observar lo terrible que es el amor desbordado de una madre que va de lo tierno y gentil a lo agresivo y hostil, constantemente. El control que se ejerce sobre Nina es, literalmente, enfermizo y por ese motivo ha de arrastrarla a la locura más profunda. La pregunta es innegable: ¿pero quién no enloquecería con una madre así? Ya lo hizo también el pobre de Norman Bates (Psicosis), es sólo que él prefirió, sin ser menos terrible que la opción de Nina, acabar con el tormento externo de su madre, asesinándole, pero quedándose con ella introyectada en su mente, tan integrada a su personalidad que Norman es ella, su madre, quien habla y actúa conforme a sus deseos a través de su propio hijo. En el caso de Nina, el final es la segunda opción por la que pasa la psicosis (si no has visto la película es mejor que no comente yo el final). 

Darren Aronofsky nos regala esta suculenta pieza de arte que, por desgracia, no logró obtener el Oscar como mejor película en 2011, pero pudo obtener Natalie Portman la estatuilla como mejor actriz, y vaya que se lo merecía. El largometraje obtuvo críticas bastante buenas y es considerada como una de las películas de cine de arte más recomendadas en la actualidad. Cada personaje es como un símbolo que representa algo importante del interior psíquico de la protagonista, símbolos y representaciones que significan un conflicto del cual deberá luchar si quiere salir bien librada de todo aquello. El cisne negro es un obra artística que no puedo dejar de recomendar a mis colegas y a todos aquellos que estén interesados. Es la odisea de la psicosis y la génesis de la misma retratadas de una manera armoniosa, artística, acompañada de una música exquisita y piezas de ballet placenteras a la vista. Desde la portada principal de la película podemos ver una relación con Psicosis de Hitchcock; y es que aparece el rostro de Nina roto, tal y como aparecen las letras de Psicosis en su portada principal; una clara representación de la mente psicótica

Resultado de imagen para el cisne negro

Twitter & Instagram: @tintademane




Publicar un comentario