viernes, 23 de septiembre de 2016

El demonio neón; lo atrevido y vanguardista.

"¿Qué se siente? Entrar a una
habitación que es como si 
estuvieras en medio del
invierno... y tú eres el sol."
El demonio Neón


Me ha costado mucho ordenar mis ideas para elaborar este texto, pues nunca había visto un tipo de cine con estas características. Aún no estoy seguro de poder colocarlo en la clasificación de cine de arte o cine de culto porque tengo demasiadas dudas, dudas que para nada me hacen pensar que esta es una mala película, al contrario, de inicio debo recomendarla muchísimo. 

La realidad es que estoy a ciegas, pues nunca había tenido la oportunidad de ver un largometraje del cineasta danés Nicolas Winding Refn, el cual, según he investigado, tiene un muy particular estilo al momento de crear cine. Según he notado en varias críticas, Refn tiene la capacidad de crear escenarios muy atractivos en sus filmes, bajo historias bastante dadas a la interpretación, y como psicólogo debo agradecer este atributo. 

La película se centra en Jesse (Elle Fanning), una chica de 16 años que se ha mudado a una gran ciudad para comenzar a hacer carrera como modelo. Su cautivadora belleza y naturalidad le otorgarán a manos llenas todo lo que soñaba y más. Así, Jesse, tan segura de si misma, conocerá las partes más oscuras de la fama en la vida de una top model; su vida comenzará a matizarse de una forma retorcida y dramática que provocará las más bajas sensaciones humanas a través de la pantalla. 

"Espectacular, repugnante y deliciosa. La película es una prueba más de la maestría en estética trash de Refn."
(Jessica Kiang, The Playlist, USA)

Podremos observar aristas humanas oscuras como la envidia, la vanidad y los deseos sexuales enfermos. A mi gusto, Refn hace una especie de mezcla artística que resulta en un río de colores, música y análisis del comportamiento humano. Realmente la historia dibujada en el largometraje no se aleja tanto de la realidad, de hecho, considero que está demasiado cerca de ella. 

Jesse deberá enfrentarse a la avalancha de emociones que caerá sobre ella por un sólo motivo: su belleza. The neon demon (su nombre original) es una película estética, precisamente, colmada de colores y luces, con una excelente música que se apega al contexto de manera perfecta gracias al trabajo del compositor estadounidense Cliff Martínez, además de un exquisito final musical bajo la genial voz de Sia, con el tema Waving Goodbye. 

"Una luminosa pesadilla, empapada en sudor frío, con una energía oscura."
(Robbie Collin, Telegraph, USA)

El filme ha recibido una crítica bastante dividida; tenemos a los que no dejan de llamarla "pretensiosa" y "falta de contenido", y también a aquellos que la juzgan como un acierto cinematográfico como un género nuevo, vanguardista y tendencioso. En mi opinión, comparto que se trate de una especie de nuevo género en el que se pueden percibir piezas de suspenso, drama, terror y arte. 

Las actuaciones no son las mejores del cine, no porque los actores no sean excelentes, sino porque el guión pareciera que no exige demasiado; la película demanda atención en otros elementos y, extrañamente, las actuaciones importan menos de lo normal. Elle Fanning hace un papel estupendo y se rescata este despunte que está teniendo como actriz, además de que su belleza, inocencia y dulzura son incomparables. También encontramos a Keanu Reeves y a la encantadora Jena Malone (Los juegos del hambre) en un personaje ácido y misterioso. Será interesante ver qué más nos presenta Refn en el futuro. 

Puedo decirles, queridos lectores, que El demonio neón se mete en mi lista de lo mejor que he visto en el transcurso del año y que, para todos aquellos que gustan del cine estrambótico, perverso y enfermo como yo, es una película cien por ciento recomendable, llena de simbolismo que regala mares y mares de interpretación; ver El demonio neón está de moda, literalmente. 



Publicar un comentario