Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Cine para psicólogos: La pianista de Michael Haneke

"De ahora en adelante tú mandas. 
Si quieres golpearme, hazlo."
La pianista 


Ya desde que expresé que El cisne negro es mi película favorita, muy probablemente comiencen a notar que en esta sección del blog comienzo a publicar largometrajes que tienen una trama similar. Y es que La pianista me ha robado el aliento, pues su contenido psicológico es muy nutritivo. 
La pianiste (nombre original) es una película franco-austriaca de 2001 que fue dirigida por el austriaco Michael Haneke. Es un largometraje basado en la novela homónima de Elfriede Jelinek (Premio Nobel de Literatura 2004), protagonizado por la actriz francesa Isabelle Huppert en el papel de Erika Kohut. 
La pianista debe encontrarse forzosamente en la lista de los amantes del cine; su trama es psicológicamente asfixiante, retorcida y morbosa. Logro entonces compararla con Black Swan porque encontramos un asunto edípico bastante marcado entre la protagonista y su madre, una anciana demandante y agresiva. Además, podemos…

Un año escribiendo

Para ti, que has leído mis letras y me conoces a través de ellas... 

"Una vez que conocí la tinta y el papel
no pude parar, no pude detenerme; fue
una enfermedad que me invadió, una 
enfermedad que me hizo escribir hasta
el final de los días, hasta el final de mis
días."
Manelander


Mis queridos lectores, la verdad es que La tinta de Mane cumplió un año hace una semana pero no me percaté de ello y decidí que festejaría el aniversario hasta hoy. Decidí entonces escribir algunos textos para festejar con ustedes este camino que hemos recorrido juntos; ustedes leyendo cada texto y yo sintiendo sus ojos pasarse sobre mis líneas en el fondo de mi corazón de escritor. 
Escribir es mi aire, mi oxigeno, mi nutriente más esencial, es mi sexto sentido, la única manera que he encontrado para sobrevivir a mis guerras internas. Escribir es hacer de mis demonios algo menos destructivo; escribo para desahogarme, escribo para sentir más de lo que me puedo permitir cada día, escribo porque si no lo h…

Bestial

"La cama se vuelve una cámara de tortura
a veces, y se disfruta, y se ruega por más."
Manelander



No todos, pero algunos días, te levantas con una especie de espíritu poseyéndote desde el interior; se mueve silencioso entre tus entrañas, se desliza entre tu alma y tu piel y llega a tus oídos y te susurra cosas perversas e impropias. Intentas no hacerle caso pero es insistente; un fuego insoportable arde dentro y no tienes idea de qué sucede la primera vez. Llega la noche y todo se vuelve más oscuro de lo normal, tu piel se enciende en llamas cuando el otro apenas te ha rozado con la punta de los dedos. El espíritu aquel se apodera totalmente de ti y te transforma, te hace algo que no es humano, que es feroz, que está hambriento de piel, de dolor, de castigo; es retorcido, siniestro, bestial. 
Y resulta tan fácil incendiar al otro, cuando te toca se prende en llamas y no puede dejar de disfrutarlo, igual que tú.
Y aparecen sogas y otros objetos de metal y plástico que te encierra…

Vincular

"Un buen vínculo es una conexión que no
duele, que no angustia, que no desespera."
Manelander


Mis queridos lectores, ya sé que he estado algo ausente, pero en verdad les prometo que sentarme a escribir se ha convertido en un momento bastante espaciado; me ha sido difícil encontrar el momento para hacerlo de forma adecuada. Pero bueno, hoy quise hablarles de algo que ha estado en mi cabeza durante largo tiempo y que, casualmente, se ha colado entre mis conversaciones con bastante frecuencia. Hablar de vínculos afectivos ha sido un tema muy recurrente en mis días. Y es que hablar de vínculos afectivos o emocionales siempre es un camino sin fin. 
Las personas necesitamos hablar mucho de cosas que nos angustian, porque hablarlo una y otra vez nos hace conscientes, cambiamos las versiones, acomodamos las ideas, tomamos acción en algún punto. 
Vincular afectivamente es simplemente tener una relación con otro. El vínculo afectivo incluye emociones, pensamientos y acciones, pero result…

Atado

"Me cosí la boca con hilos de metal
para no poder abrirla, me corté la
lengua también, me até las manos
y encerré mis pensamientos en un
baúl."
Manelander



Tantas veces de sentir el rechazo, el dolor de esa herida que no terminaba nunca de curarse, tanto tiempo, tantos años, tanto esperando algo bueno, algo que pudiese ser una luz en toda mi oscuridad; esa es la vida de muchos de nosotros los humanos en ese trayecto en el que buscamos una sola cosa: el amor. 
Qué difícil ha sido encontrar el sendero correcto y, una vez ahí, mantenerse en calma. He desesperado antes y he estado a punto de destruirme; he intentado combatir las tormentas con mi intensidad y lo único que he logrado es, siempre, terminar muy herido. 
Cerré los ojos, me senté en el suelo, respiré hondo, exhalé y me quedé quieto. Arriba de mí una tormenta pasaba sin piedad, pero esta vez ni siquiera notó que yo estaba ahí y se alejó, y yo... yo pude sobrevivir esta vez.
No saber qué hacer, cómo reaccionar, hacia dónde dir…

Sexo con la muerte

"De mi mente retorcida salían litros
de lodo y brea; me bañé en ellos, 
me ahogué en ellos y atraje a otros
a mi reino sin luz."
Manelander


Ya dormía, eran las tres de la mañana. La temperatura comenzó a descender rápidamente y las cobijas no me eran suficientes para calentar mi piel. Sabía que llegaría, porque hacía eso cada año. Se apareció de pronto, en mi habitación, se metió entre las sábanas. Tenía una piel blanca, casi transparente, unos ojos negros como la noche sin estrellas y sin luna, y un cuerpo atlético. Llegaba solamente a tomarme; me arrancaba la ropa, me mordía y rasguñaba con sus uñas largas y descuidadas, llenas de tierra seca. Olía a humedad, a bosque, a lodo, a panteón. 
La muerte es bastante atractiva, es bastante masculina, es bastante... diferente.
Se puso entre mis piernas y me embistió monstruosamente mientras me observaba quejarme con sus ojos inundados de negrura, de vacío; disfrutaba tanto hacerme daño, llevarme hasta los límites de la vitalidad, acerc…